fbpx
¿Quieres aumentar la tasa de aceptación de tus presupuestos?

Qué es un embudo de ventas y cómo aplicarlo en tu negocio de manera fácil

No todo el mundo tiene el mismo embudo de ventas. En función del tipo de negocio que tengas y de lo que vendas, las etapas son diferentes. Así que, lo que le vale a un negocio, tal vez no te sirve para el tuyo.

Qué es un embudo de ventas

Antes de definir tu embudo de ventas, deberías tener claros tus objetivos de negocio y luego trabajar hacia atrás para crear el embudo de ventas que mejor se adapte a tus necesidades.

Compartir en:
Facebook
LinkedIn
Twitter
Pinterest
Email

El embudo de ventas son los pasos que dan las personas desde que conocen tu marca hasta que compran tus productos o servicios

Piensa en un embudo de cocina que se usa para verter líquidos en una botella: el embudo es ancho en la parte superior y se va estrechando gradualmente hasta llegar a la boquilla.

El embudo de ventas funciona de manera similar: en la parte superior del embudo, hay muchas personas que están interesadas en tu producto o servicio. 

Sin embargo, a medida que avanzan por el embudo, algunas de estas personas van dejando de estar interesadas, hasta que solo quedan las que finalmente compran el producto o servicio.

En este post te cuento cómo aplicar el embudo en tu negocio de manera fácil para crear un proceso de ventas ágil en tu negocio. ¡Vamos allá ????!

¿Qué es un embudo de ventas?

¡Ay, querida, cuánto desconocimiento hay sobre el embudo de ventas!

Como mentora de negocios, puedo decirte que un embudo de ventas eficaz es aquel que guía a los clientes a través de las diferentes etapas y consigue más ventas.

OJO: No todo el mundo tiene el mismo embudo de ventas. En función del tipo de negocio que tengas y de lo que vendas, las etapas son diferentes. Así que, lo que le vale a un negocio, tal vez no te sirve para el tuyo.

Dicho esto, voy a contarte cuáles son las etapas del embudo de ventas:

  1. Conciencia: En esta etapa, los clientes potenciales se enteran de la existencia de tu negocio y de los productos o servicios que ofreces.
  2. Interés: Es el momento en el que muestran interés en tus productos o servicios y comienzan a investigar más sobre ellos.
  3. Consideración: Ahora que ya se han informado, están considerando comprar tus productos o servicios y comparan tu oferta con la de tus competidores.
  4. Acción o compra: ¡Din, din, din, lo has conseguido! Han decidido que eres la opción ideal y te compran a ti.

En mi opinión, el embudo no se termina con la compra, ya que una buena atención al cliente convertirá ese comprador en un cliente leal y satisfecho, que te recomendará a otras personas.

Para conseguir que más personas recorran todo el embudo, ahí entran en juego el marketing, la publicidad, una atención al cliente cuidada, entre otras.

¿Cómo se hace un embudo de ventas?

Al crear un embudo de ventas, es importante entender a tus clientes y cómo se relacionan con tu negocio. No te preocupes si ahora piensas que no tienes ni idea de cómo se hace esto.

En realidad, sí que sabes hacerlo, pero todavía no te lo han explicado como lo voy a hacer yo ahora.

  1. Puedes comenzar por identificar cómo te conocen las personas: por Instagram, por tu web, por recomendación… Esta sería la parte superior del embudo.

Si no estás haciendo ninguna acción para captar personas nuevas, puedes hacerlo a través de publicidad, redes sociales, blog, referencias de clientes, colaboraciones con empresas afines a tu cliente ideal, etc.

  1. De todas esas personas que llegan a tu web o a tus redes sociales, un porcentaje empezará a seguirte o se anotará a tu newsletter. Pónselo fácil y consigue que encuentren rápidamente la forma de seguir en contacto contigo.
  2. Entre esos seguidores, algunos tendrán más interés en comprar que otros. Aquí, trata de comprender qué necesitan y les demuestres que tú eres la persona adecuada para ayudarles. Es el momento de crear el famoso contenido de valor y mantenerte en contacto constantemente para que te recuerden.
  3. Una vez la persona ya lleva un tiempo conociéndote y tiene una cierta relación tu negocio, es hora de mostrarte cercana. Dejarle claro cómo puede contactarte por si te necesita.
  4. Y, muy importante: habla de tu servicio. Es un punto que se nos olvida más de lo que parece. Si no hablas de tu servicio, no van a comprarte. Esto es sencillo. No se trata de estar publicando ofertas todo el día, no. Basta con hablar sobre tu trabajo en el día a día, mostrar resultados de otros clientes, mencionar un problema muy frecuente de tu cliente y cómo se ha solucionado con tu servicio. Es decir, despierta su interés y muéstrale que eres la opción ideal para resolver su necesidad.  

Si esa persona ha superado todas las fases anteriores, enhorabuena. Está preparada para convertirse en tu cliente ????.

Pero eso no quiere decir que esté todo hecho y puedas relajarte. Facilita la experiencia de compra, haciéndola lo más sencilla posible. Y, para mejorar todavía más la experiencia del cliente, puedes ofrecer servicios adicionales, como seguimiento, descuentos exclusivos

Tus clientes te lo agradecerán en forma de recomendación ????.

Ejemplo de embudo de ventas fácil

Para que veas todo esto más fácil, te voy a poner un ejemplo completo de embudo de ventas para servicios.

  1. Abrir una cuenta de Instagram y empezar a publicar contenido interesante para tus clientes. Como sabes, puedes hacer colaboraciones o pagar publicidad para que más personas te conozcan.
  2. Una forma de comunicación sencilla y directa. Te recomiendo usar formularios o, dependiendo del tipo de negocio que tengas, WhatsApp Business para seguir en contacto con tus posibles clientes. También podrías empezar una newsletter y llevarte a los seguidores allí. Para el email marketing, te recomiendo usar Mailerlite, ya que es muy fácil de usar y puedes crear emails automatizados sencillos.
  3. Ten preparadas respuestas tipo y un dossier para cada servicio. Cuando una persona te contacte, responderás rápido y de forma personalizada.
  4. Si no recibes respuesta, haz seguimiento del email que enviaste. Y, si le encaja, ¡voilá! Ya tienes un cliente nuevo. 

OJO: Antes de definir tu embudo de ventas, deberías tener claros tus objetivos de negocio y luego trabajar hacia atrás para crear el embudo de ventas que mejor se adapte a tus necesidades.

Además, el seguimiento y la medición de los resultados de tu embudo de ventas es clave para determinar su efectividad y realizar mejoras continuas. 

Ya sabes que soy una fiel defensora de ahorrar tiempo, así que te recomiendo que uses herramientas para automatizar y mejorar tu embudo al máximo.

Espero que esta entrada te deje más claro lo que es un embudo de ventas. ¿Tú ya tenías uno para tu negocio? Me encantará que me cuentes en comentarios el embudo que mejor te ha funcionado.